Hábitos eficientes para estudiar


Alumnos organizados

Puede ser difícil asentarse en la rutina de la educación superior por primera vez, o incluso si estás regresando a la escuela especialmente cuando eliges un plan de estudios acelerado o debes equilibrar las clases con un trabajo a tiempo completo. Por suerte, los viejos hábitos y las nuevas distracciones no tienen por qué interponerse en tu carrera universitaria. 

Incorpora a tu rutina diaria estos diez hábitos de estudio eficaces para estudiantes universitarios y verás cómo te conviertes en un estudiante universitario capaz y disciplinado. Son fáciles de seguir e implementar, y sólo requieren un compromiso de tu parte para seguirlos.

  • Toma y repasa los apuntes a fondo mientras estás en clase

Tanto si estás sentado en una clase como si estás haciendo una lectura asignada, toma siempre notas. Si anotas inmediatamente los términos e ideas clave, los asimilarás más rápidamente. No tengas miedo de pedir a tus compañeros que te refresquen la memoria si pierdes una clase.

Estudiantes tomando apuntes
  • Eliminar las distracciones del estilo de vida

La tecnología ofrece formas sin precedentes de acceder a nueva información. Sin embargo, también crea distracciones que pueden impedir que te concentres en tu investigación. Limítate a los sitios web académicos, silencia tu teléfono y apaga tu conexión inalámbrica en cuanto tengas suficiente información para escribir.

  • Programa tu tiempo de estudio

En lugar de meter las sesiones de estudio entre las clases, las siestas y otras responsabilidades, trata el estudio como cualquier otra clase o compromiso. Escoge un lugar específico que sea tranquilo, pacífico y que te dé mucho espacio para trabajar. A continuación, establece una cita específica contigo mismo cada semana, y cúmplela.

Organiza tus materiales de clase

En lugar de llevar una carpeta abultada o una mochila con papeles sueltos, organiza tus apuntes y folletos en carpetas separadas. Así te resultará más fácil encontrar lo que necesitas para cada examen, mantener los deberes juntos y evitar un desorden abrumador. El código de colores también puede ayudarte a mantener separados los diferentes temas.

  • Cuida primero de ti mismo – ¡Descansa mucho!

Tu cerebro necesita recargarse regularmente para procesar y absorber nueva información. A veces es inevitable pasar la noche en vela, pero no dejes que se convierta en un hábito, porque la falta de sueño puede impedirte aprender o pensar de forma crítica. Permítete también recuperar el sueño perdido.

  • Estudia con un grupo o un compañero

Los grupos de estudio suelen reunirse antes de los grandes exámenes, pero muchos estudiantes se han dado cuenta de lo útil que es ayudarse mutuamente durante todo el curso escolar. Podéis intercambiar apuntes, haceros preguntas y, lo más importante, responsabilizarse mutuamente de acudir a cada sesión.

Ejercicio para liberar el estrés

En lugar de sucumbir a la ansiedad o a la presión hasta que el estudio parezca imposible, busca una salida productiva para expresar tu frustración. La actividad física libera endorfinas que reducen el estrés y la depresión, y es completamente gratuita.

Jóvenes practicando Yoga
  • No tengas miedo de pedir ayuda

No tengas miedo de acudir a tutores, profesores y compañeros de clase si crees que te estás quedando atrás. Tanto si tienes problemas para entender un nuevo concepto como si sólo necesitas ayuda para gestionar tu tiempo, la universidad está llena de personas que saben exactamente por lo que estás pasando.