Desayunos perfectos para universitarios


Ir a clase, tomar apuntes, prestar atención, volver a clase, hacer deporte, limpiar la habitación, socializar con  amigos, practicar hobbies y dejar el colegio sin terminar… El día a día de un auténtico universitario cansado. Por ello,  siempre se recomienda un buen desayuno para poder afrontar todos los retos diarios, vital  para evitar la caries, el cansancio, el estrés, el mal humor y mejorar el rendimiento del mercado. 

Tanto si eres de esas personas que aplican esta regla al pie de la letra, como si eres de esas personas que son perezosas pero quieren mejorar sus hábitos y con ello la calidad de su vida, sigue leyendo. Aquí te mostramos  qué debe incluir y cómo crear un buen desayuno energético para estudiantes universitarios. 

Sugerencias de desayunos energéticos para universitarios

  •  Leche desnatada y tostadas integrales 

 El consumo de leche, al igual que  el café, es muy debatido sobre si es aconsejable o no. Lo que sí podemos decir es que la versión desnatada es mucho mejor que la entera, y es un acompañamiento de una tostada integral, cubierta con trocitos extra de aguacate y tomate, y la salchicha light, el salmón o el atún, no solo serán un bocadillo delicioso pero también un impulso de energía para continuar durante horas. 

  •  Té, nueces y frutas 

 La fruta debe ser el pilar de cualquier desayuno saludable, pero no lo es en absoluto. En los zumos no solo nos arriesgamos a que sean dulces y por tanto, con un exceso de azúcar nocivo más que saludable, también nos estamos perdiendo las partes donde se acumulan sus mayores nutrientes: la pulpa y, en algunos casos, la piel. 

Tazón de frutas
  •  Café y bocadillos 

 Como decíamos con las tostadas, si queremos un desayuno “potente”, lo podemos conseguir incluyendo en sus ingredientes productos saludables y ricos en nutrientes. Para los especificados, podemos añadir huevos duros, carnes bajas en grasas como el pavo y algunas verduras como la zanahoria o la col rizada. 

  •  Batidos o bebida de avena 

 Si somos de los que no perdonan nuestro bol de cereales, tenemos una rica y saludable selección de preparaciones de muesli. Ojo con no comprar muesli: muchos de estos se venden con exceso de azúcar lo que es contraproducente. Podemos hacer nuestra propia mezcla con copos de avena, fruta deshidratada o trocitos de plátano y manzana, y si queremos golosos, apostar por un poco de chocolate puro. Todos van bañados en una bebida de cereales (sin lácteos, el nombre no les corresponde) como  soja, almendra, arroz o avena. 

Alternativas de desayuno energético para estudiantes universitarios 

Estas sugerencias no significan que si no toma estas combinaciones y/o agrega otras, no tendrá una comida llena de luz. Son la base  a partir de la cual puedes complementar y modificar otros productos según tus hábitos y costumbres. 

Si eres de esas personas cuyo cuerpo te pide ser dulce, no te preocupes: puedes consumir  dos o tres galletas con moderación si ya consumes los nutrientes básicos en frutas o cereales integrales. La clave  siempre está en la amplia gama que arbitrariamente podemos escoger, eligiendo la opción más saludable. 

Café con galletas

Por ejemplo, si te gusta beber leche de cacao “toda la vida”, no tienes porqué renunciar a ella, pero en la medida de lo posible si en cambio un cacao industrial superdulce para añadir a tu vaso de leche entera tu cuerpo, eliges la versión semidesnatada o desnatada y le añades unas cucharadas de cacao natural, que además es rico en antioxidantes y produce un efecto aclarante similar al del café. 

Por otro lado, si te cuesta tomar un desayuno completo unos minutos después de despertarte, puedes tomar un tentempié y luego a la hora del almuerzo, reponer tu cuerpo con una comida más completa.